lunes, 26 de enero de 2009

Munición gruesa

El sello Tusquets acaba de lanzar El poder y el delirio, libro que tiene como protagonista al presidente Hugo Chávez. La visión que su autor, el pensador e historiador Enrique Krauze, expone en torno al líder venezolano no es para nada complaciente: "¿Quién es Chávez -se pregunta-: un combativo y avanzado líder político, artífice del "socialismo del siglo XXI", o un estereotipado aprendiz de dictador, populista y palabrero? ¿Qué es Venezuela: el laboratorio de la primera revolución del nuevo milenio o una nación que marcha, no sin resistencias civiles, hacia un duradero régimen autoritario?".
Para responder estas preguntas, y desmontar lo que denomina "el mito más reciente de la izquierda latinoamericana", Krauze apela a varios registros: crónica periodística, coloquio, esbozo biográfico, entrevista, reflexión histórica y análisis político. Sostiene en uno de los párrafos más salientes: "Los guerrilleros venezolanos que desde fines de los años sesenta fueron los precursores de la crítica de izquierda al "socialismo real" (incluido el "socialismo real" cubano) son los primeros en lamentar que la Venezuela chavista confunda el futuro con el pasado y finja que el fantasioso "socialismo del siglo XXI" pueda construirse sin tomar en cuenta el fracaso del socialismo revolucionario en el siglo XX.
Pero Chávez está empeñado en reeditar por su cuenta y riesgo el libreto cubano de los sesenta. Su reciente acuerdo armamentista con Rusia y su peligrosa amistad con Irán son representativos de ese designio: se trata de revivir la crisis de los misiles, provocar al gigante herido y, con suerte, desatar una invasión: la ansiada Playa Girón de Hugo Chávez. Hay algo patético en el empeño chavista de enfilar a su país en una carrera armamentista que sólo responde a sus obsesiones y mitologías personales...".